CONCLUSIONES


El aprendizaje colaborativo, mediante trabajo de grupo, es un ingrediente esencial en todas las actividades del proceso enseñanza-aprendizaje ya que los estudiantes incrementan el potencial de obtención de los resultados de aprendizaje.

En este enfoque los estudiantes trabajan en equipo, se comunican, colaboran mutuamente, construyen sobre las ideas de otros, negocian, manejan sus conflictos, resuelven problemas, se evalúan y aprenden habilidades de socialización. Para ello se recomienda trabajar con grupos de cinco estudiantes y que el instructor cumpla los roles de facilitador, entrenador, guía, observador, retroalimentador.

La responsabilidad individual de cada estudiante es muy valorada debido a que si ésta no se da, no hay resultados de equipo satisfactorios; por eso, su desempeño es evaluado tanto de manera individual como de equipo. Se evalúan las presentaciones, los comportamientos de los miembros interactuando en equipo, las aportaciones individuales al equipo, la forma en que resuelven los conflictos, los avances que logran como equipo tanto en la interacción como en la realización de la tarea y los resultados.