external image ?id=725X1342&site=ecotierra.wordpress.com&url=http%3A%2F%2Fecotierra.files.wordpress.com%2F2009%2F12%2F6a011016661fe7860d0110161cbedf860b-320pi.jpg&sref=http%3A%2F%2Fecotierra.wordpress.com%2F2009%2F12%2F09%2Faprendizaje-colaborativo%2FULACIT
CURSO: Pensamiento Crítico
Documento elaborado por:
Roberto Acuña
María Antonieta Campos
Mayela Dabdub

Costa Rica
Julio, 2010.





INTRODUCCIÓN AL APRENDIZAJE COLABORATIVO


Antes de definir lo que es el aprendizaje colaborativo es necesario hacernos algunas preguntas que faciliten la reflexión crítica sobre el tema.



Como docentes debemos preguntarnos:


¿Cómo podemos mejorar la calidad de la educación?
¿Cómo podemos influir más en el desarrollo de las habilidades y capacidades vitales de los estudiantes?
¿Qué métodos resultan más efectivos en la formación de valores transcendentes para los estudiantes?
¿La experiencia en el aula, influye y transforma la propia vida de los docentes?
¿Cómo pueden aprender y educarse mutuamente, los docentes y los estudiantes, influyendo un en el otro en la formación del aprendizaje?



Cuando los estudiantes desarrollan una actitud gremial, responsable y colaborativa al trabajar en grupo, alcanzan sus metas de aprendizaje con mayor facilidad, hacen propuestas más acertadas en la resolución de problemas, identifican las variables que pueden afectar los resultados de sus investigaciones y le dan significado personal a sus conocimientos generalizándolos a otros contextos.

En las universidades, la necesidad de desarrollar de estas destrezas se vuelve más tangible, en tanto se supone que se están formando líderes para las comunidades de un país particular. Para alcanzar este cometido, la visión, misión, competencias, metodologías, etc., deben enfocarse en brindar oportunidades de práctica consistentes con esta forma de aprendizaje. Por ejemplo, es necesario contemplar la existencia de sociedades de estudiantes o grupos de teatro, arte, deportes, organización estudiantil, ayuda a la comunidad, cuidado ecológico, derechos humanos, cine-clubes, artesanías, confección, creación de pequeños negocios etc. También es importante que las metodologías en las aulas demanden la colaboración grupal para el análisis de los temas y la resolución de los temas planteados.

Cada una de las discplinas en las que los estudiantes universitarios se involucren, les deben ayudar a desarrollar amplitud de pensamiento, respeto, constancia y disciplina, esfuerzo, flexibilidad, creatividad, capacidad de argumentación, de análisis, de síntesis, etc. Para mencionar un ejemplo, los deportes, practicados con constancia y disciplina, además de desarrollar el cuerpo y los músculos, ofrecen la oportunidad de aprender a ganar, a perder, a disciplinarse, a colaborar con un equipo, a competir, a respetar a su adversario, a conocerse a sí mismos, a dominar los impulsos, a pensar de manera crítica, a saber comprometerse, a luchar por un ideal, a saber elaborar estrategias para resolver problemas.

Una universidad no se conforma de aulas y clases, tampoco de los temas estudiados; una universidad forma líderes capaces de resolver los problemas de sus comunidades de forma creativa y, sobre todo, en equipo, considerando las necesidades de cada uno de sus miembros.