external image colaboracion.jpg

RECOMENDACIONES


La idea que sustenta el aprendizaje colaborativo es que los estudiantes forman pequeños equipos, dentro de cada equipo intercambian información y trabajan en una tarea hasta que todos sus miembros la han entendido y terminado.

A continuación se plantean algunas recomendaciones generales, sin pretender enunciar todas las técnicas y variantes posibles, para que lo puedan aplicar efectivamente el aprendizaje colaborativo en sus cursos.


Recomendación 1: Oriente a sus estudiantes y de suficiente tiempo para que ellos se conozcan

El aprendizaje colaborativo requiere de un cambio en los roles que tradicionalmente ha asumido profesores y estudiantes y el desarrollo de nuevas destrezas, colaborar implica tener responsabilidades y derechos dentro de un grupo o comunidad. Las acciones que cada individuo en particular – docente y estudiantes – realicen afectará a todo el grupo. El resultado final esperado es una especie de sinergia, en el que el aprendizaje del grupo tiene un valor superior que la sumatoria de los esfuerzos individuales.

La orientación que el docente brinde a los estudiantes para lograr diferentes grados de colaboración es una actividad fundamental para el éxito de este tipo de aprendizaje. De ahí que el docente debe aplicar diferentes técnicas para lograr que los estudiantes se sientan cómodos y obtener suficiente información para seguir con el paso siguiente que es la conformación de los grupos, es decir la comunidad de aprendizaje, y el establecimiento de reglas claras para el grupo.

El docente debe dar suficiente tiempo a los estudiantes para que estos se conozcan, se genere confianza entre ellos, se cree el sentido de comunidad. No se trata solamente de hacer grupos y ponerlos a trabajar, que cada uno aporte una parte desmembrada del resto del grupo y que alguien se encargue de unir el “Frankenstein” y que cada quien se aprenda su parte.


Recomendación 2: Conforme los grupos de forma inteligente

Una vez creado el ambiente de comunidad de aprendizaje, esa sensibilidad para lograr diferentes grados de colaboración, viene otra decisión fundamental para el éxito de aprendizaje colaborativo, la conformación de los grupos.

Aquí no se trata solamente de crear grupos de “amigos” o de ciertas características homogéneas, aunque esto se puede negociar entre el docente y los estudiantes. Se trata también de fomentar las destrezas colaborativas incorporando aspectos como la diversidad de género, raza, personalidad entre otros aspectos, aspectos que pueden crear cierta incomodidad incluso conflictos. Desafíos que el mismo grupo en forma colaborativa deberá resolver o que requerirán la intervención del docente para restablecer la armonía del grupo.

Entre los errores más comunes que se comenten a la hora de formar los grupos están:

  • Hacer grupos muy grandes o muy pequeños, se recomienda grupos de 5 participantes
  • Rehacer continuamente los grupos, se recomienda que el grupo y el docente tomen el suficiente tiempo para dirimir los conflictos.


Recomendación 3: Promueva la participación equitativa de todos los miembros del grupo


El docente debe hacer sentir a los miembros del grupo que tienen roles responsabilidades únicas dentro de él y que el cumplimiento de esas responsabilidades son indispensables para el éxito del grupo.
Algunas técnicas que el docente puede aplicar para lograr una participación equitativa son:
  • Pedir un solo resultado por equipo.
  • Asignar roles e intercambiarlos.
  • Escoger a un miembro del equipo para que explique y resuma los resultados y los métodos empleados.
  • Asignar la calificación lograda por él a cada miembro del equipo.
  • Todos los miembros del equipo deben dar una lista de expectativas de participación y comportamiento en grupo.


Recomendación 4: El manejo del conflicto


A veces, dentro de los equipos de trabajo surgen conflictos que pueden afectar al grupo. La recomendación en este caso es dirigir al equipo y permitirle resolver sus diferencias en forma independiente.
En ocasiones puede ser necesari reunirse en privado con el equipo y les solicita hacer unos cambios en su comportamiento. Solo en casos extremos se debe reasignar personas a otros equipos. Hay que recordar que las habilidades de negociación es parte de las actividades del aprendizaje colaborativo. Los grupos se vuelven más fuertes cuando aprenden a resolver sus propios problemas.

Bibliografía:
http://www.itesm.mx/va/dide2/tecnicas_didacticas/ac/Colaborativo.pdf
http://www.rieoei.org/deloslectores/322Calzadilla.pdf